Sombras [Priv. Rhywiel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sombras [Priv. Rhywiel]

Mensaje por Cloud Nydalird el Sáb Ene 05, 2013 1:56 am

Las pequeñas hojas de cerezo bailaban alrededor del lago, cayendo por encima de este y decorándolo de una manera increíble, casi pareciendo este un lago celestial. Había tantos petalos que el agua parecía teñida de rosa, como si fuera un lago de frambuesa, y justo el viento mecía los pequeños cerezos, creando una armoniosa melodía que acompañaba el claro día.

El sol creaba pequeñas sombras en el mismo lago donde se situaba Cloud, sentado debajo de uno de aquellos cerezos, mirando al agua, con la espada entre sus manos. Sus ojos como esquirlas de hielo estaban totalmente clavados en esta, sin prestar atención a la belleza del ambiente.

Ya hacía un par de horas que había salido del cuartel, para descansar un poco. Pero seguía tremendamente cansado ¿Como podían haberle puesto a él, un chico de 19 años, a dar ordenes a veteranos de 40? Casi todo el mundo le miraba raro al pasar por el cuartel, y él lo sabía de sobra...

Pero la atención ahora estaba sobre la espada, aquella extraña espada, heredada por su padre. Se suponía que tenía cualidades mágicas... que le iba a hacer más poderoso... que podría usarla para acabar con aquellos que acabaron con la vida de su padre... pero no, no parecía tener ningún poder especial que hiciera que Cloud pudiera llevar a cabo la venganza que deseaba. Daba igual cuantas veces mirase aquella espada, daba completamente igual.

Finalmente se rindió y la dejó caer a un lado, cabreado, asqueado, cansado... cerró los ojos y se dejó llevar por el sonido de los árboles al mecerse, por el sonido del agua al caer y al moverse, por el sonido de los petalos al apoyarse lentamente sobre el agua... hasta que una voz pareció llamarlo desde el lago.

Los ojos de Cloud se abrieron rápidamente, mientras observaba el lago, con el ceño levemente fruncido. Lo había oído, lo había escuchado perfectamente. Cloud se acercó al lago y miró su propio reflejo.

Una sombra de ojos rojos le miró desde abajo, sonriendo de una manera desfigurada y asquerosa, como si fuera a salir del agua y le fuera arrancar sus propios ojos. Cloud frunció severamente el ceño y acercó la cara al agua. Una manos salieron de la misma y cogieron la cabeza de Cloud, que rápidamente intentó echarse hacia atrás, algo desesperado. Pero parecía imposible, su sombra le cogía con demasiada fuerza, una fuerza bestial.

-¡No eres todo luz inepto! ¡JAJAJAJA!- La risa de aquél ser hizo que un escalofrío recorriera todo el cuerpo de Cloud, que finalmente se dejó caer al agua, sin poder hacer nada.

Se estaba ahogando, y él lo notaba. No podía hacer nada para salir del agua, pues su forma sombría le estaba cogiendo con fuerza mientras se reía. Cloud se quedó mirando a la extraña sombra... el pelo de esta, la forma de los ojos, la forma de la cara... era él, era Cloud.

De golpe se despertó, sudando por la frente, y una chica de verde estaba delante de él, mirándole. Cloud llevó la mano a la espada como un reflejo, asustado, mirando a la chica de enormes ojos verdes. Al ver que no hacia nada simplemente suspiró largamente y dejó la espada en el suelo, dejando también caer la vista hacia el suelo.

-Lo siento... no era mi intención...- argumentó, mientras se llevaba una mano al rostro, a la vez que repetía-. Lo siento...
avatar
Cloud Nydalird
SUB-CAPITÁN

Masculino
Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras [Priv. Rhywiel]

Mensaje por Rhywiel el Sáb Ene 05, 2013 2:43 am

¡Pichuuuuuuuum! Gente caminando por ahí. ¡Pichuuuuuuum! Gente caminando por allá. La gente solía decirle que, de los tres reinos, Magnolia era con creces el más tranquilo; pero no podía terminar de concordar con aquello cuando veía a todo el mundo andando apurado de un lado a otro sin descanso y con un estrés que no se lo podían ni los Dioses. ¡Mucho, mucho estrés! La gente tenía que aprender a relajarse. Aquella era una de las razones por las que pasaba la mayoría del tiempo en los bosques: Los humanos y seres de otras razas que habitaban en la ciudad rara vez no solían adentrarse por allí muy seguido, al menos no en grupos grandes, y eso hacía que su temperamento fuese más fácil de controlar. Y claro, los animales no gozaban (o sufrían) de las mismas preocupaciones que los anteriores, limitándose a hacer lo que su instinto les dictaba. ¿Siendo una ciudad tan tranquila, no debían sus habitantes serlo también? O igual y estaba ignorando algo importante que hacía que la población estuviese así, ¿Quién sabe? El punto era que aquello le abrumaba. A ella le gustaba pasar por la ciudad para socializar con las personas. Sí éstas no le prestaban atención, ¿Qué podía hacer? Quizás era mejor que buscara otro pasatiempo de momento.

Flotando en medio de la plaza de la ciudad, con una mano en su mentón, consideró las posibilidades, evitando en la medida de lo posible abrumarse por la vibra estresante que se reunía por cada persona apurada que pasaba frente, detrás y al lado de sus narices. Claramente la mejor opción era volver a los bosques, quizás hasta el fin de semana, cuando la gente estuviese más relajada (había que admirar el poder de los días libres). Bien pensado, hacía tiempo que no se pasaba por el Lago Cerezo. De los bosques, aquel era sin duda uno de sus sitios favoritos, siempre emanaba un aura de serenidad mística que a ella le encantaba. ¡Además, los cerezos eran taaaan lindos! No era especialmente fanática del rosa (de hecho estaba bastante a gusto con el color verde, por si no se notaba aquella predilección en sus ropajes), pero los árboles de cerezo tenían su encanto particular que no pasaba desapercibido a sus ojos. Si a todo aquello se le agregaba que usualmente no mucha gente pasaba por allí, y que quienes iban buscaban relajarse… ¡Sí, sin duda ya había tomado su decisión! Observó la bolsa que sostenía con su otra mano. Un pastelero de la zona había tenido el amable detalle de regalarle un pastel de vainilla hacía un rato. ¿Qué era mejor que comer pastel en un sitio genial? ¡Nada! Así pues, inició su camino hacia el Lago Cerezo, con una sonrisa en su rostro y cantando alegremente como si nada. Pajarillos se unían a su canto entre más y más se adentraba a la maleza, lo que convertía lo que en un principio era una simple tonadilla en todo un coro natural improvisado. ¡Los pajarillos nunca la decepcionaban!

Experta pionera de la zona como lo era, no le tomó mucho más tiempo del necesario llegar a su destino. Cuando dejó de cantar hizo una reverencia a los pajarillos que se habían posado en sus manos, brazos, hombros y cabello a lo largo del trayecto, y les observó partir cuando despegaron vuelo, acariciando levemente la cabecilla del último en volar. ¡Bueno, ahí estaba! Ahora sólo tenía que conseguir el sitio perfecto para comer su pastel y… ¿huh? Ladeó la cabeza, ceja alzada, al escuchar una especie de jadeo cerca de ahí. Había encontrado la zona perfecta para comer pastel… pero también había encontrado a un individuo recostado en ésta. ¿Qué le pasaría a ese humano? Tenía pinta de estar dormido. ¡Oh, quizás estaba teniendo una pesadilla! ¡Pobrecillo! Al parecer la atmósfera del lago no le había relajado mucho. Con curiosidad, la ninfa iba acercándose cada vez más al muchacho, al punto de quedar flotando básicamente frente a las narices del rubio, observándole con sus orbes esmeraldas y nuevamente con una mano en su mentón. Sí, sin duda estaba teniendo una pesadilla, nada más había que ver lo emparamado en sudor que estaba. Y… ¿Era ella o no estaba respirando? Estaba considerando seriamente picarle con una ramita cercana para despertarle cuando, de improviso, el chico abrió los ojos de golpe.

Por los primeros tres segundos, Rhywiel se sintió aliviada de que el joven hubiese despertado y no estuviese auto-asfixiándose en su pesadilla… pero luego, repentinamente asustada, flotó a toda velocidad lejos de éste cuando llevó una mano al mango de su espada, espada cuya presencia no había sido notada por la peliverde hasta el momento. ¡Uy! ¿Qué había hecho? ¿Le habría asustado? Bueno, luego de acabar de despertar de una pesadilla quizás es algo sorpresivo que una muchacha salida de la nada te esté mirando hasta las fosas nasales… Permanecieron unos segundos así (ella cubriéndose la cabeza con los brazos manteniendo el acto reflejo y él con la mano en la empuñadura de la espada) hasta que, finalmente, el chico suspiró y dejó caer el arma al suelo. La ninfa devolvió sus brazos a su posición original (cabe recalcar que todavía tenía el paquete de pastel bien sujeto), ladeando la cabeza ante sus palabras. ¿Qué sentía? Oh, probablemente casi matarla del susto (bueno, estaba exagerando, pero en fin). Igual, no había sido nada muy grave, ¿no? No había razón por la cual disculparse. Pensaba decírselo por señas, pero el muchacho tenía la mirada fija en el suelo y de paso una mano bien plantada en su rostro, por lo que no podría verla. Bueno, aquello podría ser un problema.

Pero la solución no tardó mucho en llegar a la mente de la diva. Flotó hasta quedar cerca del joven y con delicadeza (¡Ojalá no le pegase en un acto reflejo!) tomó su mano entre las suyas y la apartó de su rostro. Una vez estuvo bien segura de que le estaba mirando, hizo varios gestos con sus dos manos sonriendo de forma despreocupada, como para decirle que no se disculpara, que no había sido nada demasiado grave. También quería preguntarle sobre la pesadilla que había tenido (no le podía negar que había tenido una), pero quizás aquello sería algo más complejo de explicar. De todas formas intento hacerlo, primero encogiéndose de hombros y luego apuntándole, como preguntándole qué le había pasado.

Esperaba que no le pusiera trabas por aquello de no hablar… al menos la gente de la ciudad ya parecía haberse acostumbrado.
avatar
Rhywiel

Femenino
Localización : Saltando en el bosque, tralalí, tralalá~
Mensajes : 3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras [Priv. Rhywiel]

Mensaje por Cloud Nydalird el Miér Ene 09, 2013 12:49 pm

Unas manos cálidas cogieron las del joven muchacho rubio, el cual solo alzó la vista y se quedó mirando a la muchacha de grandes ojos esmeralda. Realmente el joven Cloud no sabía muy bien que hacer, acababa de amenazar a aquella chica con la espada hace solo un momento y la verdad es que se le daba algo mal hablar con los demás, más aún después de esa entrada.

Al poco rato vio como la muchacha se encogía de hombros y el joven Cloud alzó ambas cejas, mirándola, extrañado. ¿Si quería algo porque no se lo decía?

-Creo que te he entendido... ¿No puedes hablar?-Preguntó él, aún mirándola, sentado bajo la sombra del árbol-. Puedes sentarte, no voy a... hacerte nada... siento lo de antes- se rascó la nuca mientras volvía a bajar la vista un poco, esto le resultaba un tanto incomodo, pero al no decir ella una palabra prosiguió, la chica no parecía mala persona y de todas maneras no tenía problema alguno en contar algo tan trivial como un mal sueño.

-Estaba soñando... o por lo menos eso creo. Me acercaba al lago y una sombra con mi cara intentaba meterme dentro del mismo... la verdad es que fue algo raro, consiguió arrastrarme hasta él, daba igual la fuerza que estuviera ejerciendo para impedírselo, era imposible, era sobrehumano...- luego volvió a mirar a Rhywel-. S-soy Cloud... ¿Quien eres tú?

Cloud nunca había visto a alguien tan... extraño, por decirlo de alguna manera. Iba toda de verde de pies a cabeza y tenía un aspecto angelical, como si no fuera humana. Su rostro era impecable, sin ninguna imperfección, y sus ojos esmeralda eran cálidos.

"No como los míos" pensó inmediatamente Cloud, aún mirándola. "Quizás se acabe asustando de mí y se vaya, es algo normal..." no mucha gente se acercaba a Cloud, ni siquiera sus propios compañeros dentro de la orden, que le veían como un bicho raro, además de la envidia que le tenían por su rápido ascenso.
avatar
Cloud Nydalird
SUB-CAPITÁN

Masculino
Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sombras [Priv. Rhywiel]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.